Buscar

Categoría

Titulizaciones

Seguimos sin aprender…, de la Burbuja Inmobiliaria a la Crisis y a la Burbuja nuevamente.

¿Os acordáis de cuando veíamos pisos a principio de siglo?, hace nada 2000-2006, eran los tiempos de “lo veo, me gusta, lo quiero”, cuando entrar en una oficina bancaria eran todo sonrisas, la palabra “hipoteca” no daba miedo, casi daba “gusto”, no nos dolía escuchar según que cosas:
-Que si te compras un coche, que si quieres hacer obras en la cocina, que si no tienes aire acondicionado se lo pones…, eso se lo ofrecían a casi todo el mundo, veinte o treinta mil euros más, que se acababan transformando en una cocina, un salón o en un coche.

Claro que también había otra “fórmula” para pagar los propios gastos de apertura de una hipoteca, financiaciones del 120%, para gastos de notaría, etc…
Desde el punto de vista del negocio, los Bancos y Cajas hicieron lo que para ellos era lo mejor, desde el punto de vista de las personas era una “locura” meterse en unos créditos imposible de sostener “a futuros”, sobre todo con familias con trabajos precários, la falsa idea de vivir por encima de nuestras posibilidades bajo la creéncia de que siempre íbamos a ir hacia adelante, lo que se convirtió en una dependencia directa de los Bancos.

Hoy, años después ha cambiado todo, el coche, el viaje de novios y demás se acabó, ahora los préstamos son más escrupulosos en sus requisitos, se está pagando casi el triple de intereses que en cualquier hipoteca de “las de antes”. Hipotecas de doscientos mil euros que se convierten en hasta ciento-cincuenta-mil euros a más en intereses.
Actualmente tenemos familias que endeudadas agonizan, que lo han perdido todo y mantienen deudas “de por vida” y Cajas, convertidas en Bancos, judicializadas por falsear cuentas en sus salidas a bolsa, por vender preferentes a quien no debían, por darse sobresueldos, por darse pensiones enormes, y ahora están en proceso de investigación por conceder de forma masiva hipotecas a quien no debían sin “ningún control” o lo que es lo mismo, por estafa, por asociación ilícita, por administración desleal y por falsedad.

Tasaciones como vía de hinchar las hipotecas y concederlas irregularmente (nóminas de 800€ para hipotecas de 100.000€ sobre-tasada en 125.000€), con esa tasación. A más negocio hipotecario, estas entidades, podían emitir cédulas, bonos hipotecarios, y obtener liquidez para aumentar la rentabilidad y la solvencia de la caja.
Ahora les piden responsabilidades en los tribunales, por falsear nóminas; Bancos y Cajas e inmobiliarias, compinchados para conceder préstamos a clientes sin capacidad de pago, a precios de compra inflados respecto al valor real, familias hipotecadas sin ingresos regulares e imposible determinar la capacidad de pago.

Entrada destacada

Sobre titulizaciones: ahora habla la PAH

Hace 7 años que la PAH defiende el derecho a la vivienda, por tierra, mar y aire. Hemos denunciado la estafa hipotecaria, la complicidad de los diferentes gobiernos y administraciones, hemos actuado cada día durante los últimos años parando desahucios, realojando a familias, presionando a la banca y no solo eso, hemos hecho propuestas de cambios legislativos.

La presión social ha conseguido pequeños cambios legislativos, pero no por ello poco importante, como por ejemplo que el banco se adjudique la vivienda por un 50% del valor de tasación, quedando la resta como deuda, al actual 60-70%.

Las grandes victorias de la PAH, sin embargo, son otras, haber transformado el imaginario colectivo, visibilizar la violación de Derechos Humanos que supone un desahucio, organizarnos y defender juntas nuestros derechos activando la solidaridad frente al estigma de la pobreza.

La movilización de la PAH puso de manifiesto como cientos de miles de personas eran empujadas a la exclusión social y a la muerte civil por leyes injustas, y se evidenció la contradicción entre la existencia de miles de personas sin vivienda en un país con millones de viviendas vacías.  La actividad de la PAH ha conseguido en pocos años, paralizar miles de desahucios, conseguir miles de daciones en pago, condonaciones y quitas de deuda, alquileres sociales, viviendas recuperadas.  La PAH ha conseguido que haya personas con un hogar y sin una deuda gracias al trabajo colectivo.

¿Titulizaciones?  ¿Promesas de que te quedas con tu casa y sin deuda? ¿Abogados que te  cobran 3000 euros, a pagar en cómodos plazos? ¿Grupos con interés que  quieren desautorizar a la PAH?.
Todo esto no es nuevo, hace años que pseudo-bufetes de abogados ofrecen incluso llevar tu caso al Tribunal de Justicia de Europa por 600 euros. Incluso  los hay que van por ahí afirmando que “de no existir la PAH la banca la  fundaría”. Le podríamos preguntar eso a Botín, pero en la PAH no usamos  “las conexiones con el más allá” como herramienta de lucha. Si usamos,  en cambio, el apoyo mutuo, la inteligencia colectiva, el sentido común y  la fuerza de la razón de miles de personas y familias que la forman.

Las  titulizaciones, opacas, sin regular y tremendamente perniciosas,  básicamente suponen “aumentar” los fondos propios de una entidad  financiera. Simplemente deben “recomprar” una deuda cedida a un tercero  por un plazo de 10 años, de manera habitual. ¿Defender nuestra vivienda y nuestro futuro denunciando que el banco ha vendido nuestra deuda es una herramienta? Sí, sin duda lo es, y la PAH lleva tiempo trabajando en ello, hemos explorado, y seguimos explorando todas las vías, aprendiendo por el camino, generando documentos útiles, herramientas colectivas para hacer frente a un proceso judicial injusto.

La vía de las titulizaciones retrasa el procedimiento de ejecución e implica que la entidad financiera tenga que recuperar esa deuda usando fondos propios. Por eso seguimos como hace años en este tema y en otros, investigando cada nueva herramienta, informándonos, haciendo  kits de trabajo con modelos de escritos para que lleguen a la mayor  parte de familias y puedan defenderse de los constantes abusos de la  banca y leyes que están hechas a su medida. ¿Esta vía nos garantiza que nos quedamos con la casa y sin deuda? No podemos arriesgarnos a lanzar esa afirmación, y más sin ninguna sentencia en firme. En cuestiones judiciales, como en medicina, siempre aparecen “curanderos” que nos ofrecen curar la enfermedad con una piedra de silvinita o peregrinando de rodillas a nacedero del Urederra, pero la realidad es que no funciona y en muchas ocasiones solo nos hacen perder el poco dinero que hemos podido reunir o pedir prestado con la ilusión de una salvación. Esas personas se aprovechan de la situación de desesperación en que se encuentran esas familias. Las deudas o se pagan o se condonan, no desaparecen, ni siquiera para los partidos políticos (bueno, si se portan bien y no cambian las leyes injustas que nos desahucian, a veces se las condonan). Aun así, la PAH siempre aprovecha cualquier resquicio que pueda ser útil para defender el derecho a la vivienda.

La PAH lleva 7, sí ,7  años de recorrido, con una lucha permanente sin ningún ánimo de lucro y  sin mentir a las personas. Sabemos y reconocemos que la lucha por la  vivienda no es exclusiva de la PAH, pero sí sabemos que la lucha de la PAH es por la vivienda y por los derechos de las personas. Y es por ello que día a día luchamos porque este derecho sea reconocido y defendido por los Gobiernos, los Parlamentos y las Administraciones Publicas. No  queremos parches provisionales, queremos una ley definitiva para que  esto no vuelva a pasar, una ley que recoja LAS 5 DE LA PAH:

 

Entrada destacada

Blog de WordPress.com.

Subir ↑