Hoy martes 5 de abril a las 11:00, las PAHs Catalanas hemos invadido la oficina de CatalunyaCaixa, de la Ronda Universitat nº 1 de Barcelona. La acción se enmarca en una campaña global en defensa de las familias afectadas por el fondo buitre Blackstone, la cual ya cuenta con hasta tres acciones internacionales a sus espaldas con la férrea convicción de que ganaremos. Nuestra acción coincide precisamente con el encuentro internacional de Habitat 3 de las Naciones Unidas, por el que varios Movimientos Sociales de todo el mundo están en Barcelona; de esta forma, queremos aprovechar para hacerles conocedores de nuestra denuncia de las prácticas extorsionadoras llevadas a cabo por Blackstone y el encallamiento de más de 100 familias que siguen a la espera de una solución digna en Cataluña.
 
 
Blackstone es el mayor fondo buitre del mundo, conocido en España por, entre otras adquisiciones, la compra de 90.000 activos hipotecarios de CatalunyaCaixa por sólo 4.000 millones de euros. Este banco ha sido previamente rescatado con 12.000 millones de dinero público, cedidos sin ninguna contraprestación social a cambio.  A pesar de lucrarse con dinero de todas, no hemos visto síntoma de responsabilidad social alguna, o de ofrecimiento a las familias de quedarse sus viviendas al mismo precio que este fondo de inversión las expolió, sino todo lo contrario: Blackstone y su filial Anticipa han llevado a cabo continuas prácticas de extorsión y amenaza durante los 8 meses de gestión de la cartera de CatalunyaCaixa, sometiendo a las familias afectadas a unas condiciones de vida límites.
 
Formas de hacer intolerables que se regocijan tanto en la amoralidad como en la ilegalidad, ya que cada oferta quebranta la Ley 24/2015: actual ley catalana contra la emergencia habitacional, fruto de una ILP Ciudadana promovida por la PAH y aprobada por unanimidad en el Parlament de Catalunya en julio del 2015. Entre estas prácticas intimidatorias, encontramos el acoso continuo para que las familias abandonen la casa, llegando a ofrecerles un dinero que en absoluto soluciona su situación habitacional. Anticipa/Blackstone ha contratado una empresa para extorsionar a las familias presentándose en sus viviendas y amenazándolas con desahuciarlas si no la abandonaban voluntariamente. Sin embargo, la entidad se ha cerrado en banda a colocar oficinas físicas para que las familias pudieran negociar en persona sus propios casos, atendiéndolas únicamente por teléfono y dejándolas así en un estado de gran indefensión.
 
Además, lejos de ofrecer alquileres sociales con un precio máximo del 18% de los ingresos de la unidad familiar, tal como garantiza la Ley 24/2015, Blackstone hace escoger a los afectados entre el alquiler social o la eliminación total de la deuda hipotecaria. Un chantaje en toda regla que viene acompañado de contratos de alquiler repletos de cláusulas abusivas, que posibilitan a Blackstone aumentar el precio de los alquileres por encima de los baremos marcados por la ley. Mientras nos dejan deudas de por vida y con el único objetivo de intentar limpiar su imagen pública, incluso tienen el cinismo de ofrecer a las afectadas un programa de inserción laboral de una hora a la semana. Nuestra conclusión frente a una entidad que, mientras desposee a las familias de sus hogares dedica la friolera cantidad de 513 millones de dólares en pago a su fundador, Stephen Schwarzman, durante 2015, es totalmente clara: Blackstone engaña, amenaza y extorsiona a las familias. 
 
Frente a esta mafia financiera, nuestros objetivos son:
 
•   Dación a cero y alquiler social sin chantajes según marca la Ley 24/2015.
 
•   Mejoras en el protocolo de atención telefónica de Anticipa.
 
•   Oficinas físicas en cada capital de provincia para que las afectadas puedan ir a exponer sus casos.
 
•   Los mismos acuerdos para todas las familias afectadas en el resto del Estado español.
 
Durante todo este tiempo, y gracias a la presión de la PAH, Blackstone no ha logrado desahuciar a ninguna familia. Sin embargo, volvemos a la carga para denunciar a Blackstone por sus prácticas extorsionadoras, por no querer dar solución a los casos de las familias afectadas, y por vulnerar los artículos de la Ley 24/2015. De la misma forma, exigimos a la Administración que utilice sus herramientas para dar una respuesta judicial proporcional al daño que el fondo buitre acomete diariamente sobre las afectadas.
 
Coincidiendo con las jornadas de ‘Habitat 3′, aprovechamos para exigir a la ONU que, en el encuentro que tendrá lugar en Quito en octubre de este año, incluya en sus debates y recomendaciones cómo acabar con la financiarización de la vivienda, devolviéndole así su uso social y no especulativo. En la acción de hoy nos acompañan movimientos sociales de todo el mundo que sufren las mismas prácticas abusivas y mafiosas por parte de Blackstone y otros fondos buitres. Hoy decimos: ¡Ya basta!
 
Por eso, aunque este 5 de abril comenzamos con una acción a nivel catalán, recordamos que ésta es una larga campaña de desgaste y denuncia. Somos muchas, estamos organizadas y no toleraremos que se amenace y especule con la vulnerabilidad de las familias. No cederemos en plantar cara a aquellos que se esconden tras el hilo telefónico porque somos un ejemplo global en la lucha por el Derecho a la Vivienda y tenemos la ley de nuestro lado. No vamos a parar hasta conseguir que Blackstone aparte sus garras de nuestros hogares. 
 
 ¡Sí Se Puede!
 
#BlackstoneBeware